Ma. Fernanda Contreras Saviñón

Diabetes Mellitus tipo 1   |   13 años de edad  |   Hermosillo, Son.

Mi nombre es Ma Fernanda Contreras Saviñón, me diagnosticaron con diabetes tipo 1 cuando tenía 9 años, hoy tengo 14. En un principio no entendía mucho lo que pasaba, solo sabia que ahora tenía que inyectarme y medir mi Nivel de azúcar, cosas que no entendía muy bien pero sabía que tenía que hacerlo porque no quería volver al hospital y lo hacia, el tiempo fue pasando, y cuando tuve la microinfusora todo fue mucho más fácil ya no tenia que inyectarme tanto, y aunque continuaba midiendo mi glucosa poco a poco todo volvió a la normalidad. Sí cuento carbohidratos y mando insulina cuando como, pero A pesar de eso puedo seguir haciendo las cosas que hacía antes y todo lo que me gusta, como bailar, ir al cine, y salir con mis amigas.

 

Mi vida después de ser diagnosticada con DT1 no es tan diferente a la de los demás, sé que debo cuidarme y estar muy pendiente de mi diabetes y así lo hago pero también me divierto y vivo cualquiera de mi edad.

Jishar Resendiz Martínez

Diabetes Mellitus tipo 1   |   20 años de edad  |   Hermosillo, Son.

Soy Jishar Resendiz Martínez, fui diagnosticado con DT1 a la edad de 11 años, al principio los médicos no sabían que era lo que tenía hasta que subió un médico a verme y preguntó si ya me habían hecho la prueba de glucosa, me la hicieron y ahí fue cuando se dieron cuenta que tenía diabetes; debuté con 460 mg/dl, estuve unos días más en el hospital hasta que me dieron de alta, ese día llegó una educadora en diabetes para enseñarme cómo debía checar mi glucosa y aplicar mi insulina y le dijo a mi mamá que yo debería aprender y que no debía depender de nadie, que ella solo checara que lo hiciera correctamente y así lo hicimos.

 

Considero que lo acepté bien, al principio es empezar a medirse, contar carbohidratos y aplicar insulina, pero ya con el tiempo te haces experto. Desde hace 5 años uso la microinfusora de insulina que me facilita un poco más las cosas, ya tengo 20 años, estoy en el segundo semestre de la carrera de medicina y la diabetes no ha impedido que siga mi vida normal.

Aleyda Torres Salgado

Diabetes Mellitus tipo 1   |   9 años de edad  |   Chilpancingo, Gro.

Soy Aleyda Torres Salgado, a la edad de 9 años debuté con diabetes tipo 1, ingresé al Hospital del ISSSTE de Chilpancingo, Guerrero, el 13 de noviembre del año 2013, por cetoacidosis metabólica moderada, por no contar con los médicos especializados en dicha unidad médica me trasladaron al Hospital Centenario de Cuernavaca, Morelos, ahí estuve 8 días hospitalizada en la UTIP (Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica), donde valoraron mi estado de salud, el cual no era del todo bueno, posteriormente me trasladaron al Hospital XX de Noviembre de la ciudad de México, donde me recibió la Dra. Evangelina Valdés Guerrero, en la sala de urgencias, me subieron a piso inmediatamente pues no iba nada bien, posteriormente la Dra. Evangelina hizo todo el papeleo para ingresar nuevamente a la UTIP, pues ya mi sangre estaba muy deteriorada, ya tenía cetoacidosis diabética complicada,  que es una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes mellitus tipo 1.

 

Estuve internada en la UTIP durante 15 días, mi estado era crítico, me tuvieron que entubar pues no podía respirar por mí misma, estuve con medicamentos constantes y bajo estricta vigilancia, pues mi estado de salud era muy delicado, no supe nada de mí durante todo ese tiempo, pues estaba en coma, mi mamá solo me podía ver a través del vidrio pues me tenían en un lugar restringido, por la gracia de Dios estoy viva y hoy puedo contar lo sucedido con mi vida.

 

En la actualidad tengo 13 años, no he cumplido al 100% mis tratamientos, pero estoy en un proceso constante de superar esta etapa, pertenezco a la Asociación Mexicana de Diabetes en el Estado de Guerrero, donde me brindan constantemente ayuda en muchos aspectos que necesito para salir adelante.

 

Agradezco a la Lic. Francis, quien es la Directora de la Asociación, por todo el apoyo que me ha otorgado al recibirme en dicha Asociación, espero seguir contando con el apoyo que me están proporcionando, pues es de gran ayuda a mi vida.

 

Brissa Scarlet´s Damian Bornios

Diabetes Mellitus tipo 1   |   14 años de edad  |   Acapulco, Gro.

Soy Brissa Scarlets Damian Bornios vivo con diabetes desde 14 de junio del 2013. Me gusta bailar, toco el violin en la orquesta  Esperanza  Azteca  Placido Domingo. De la venta, lugar donde vivo, estoy  estudiando segundo grado de secundaria en el Colegio Mano Amiga  soy una  adolecente como cualquier otra, mi condicion no me hace superior a los demas, solo tengo una condicion de vida y puedo lograr cualquier objetivo  que me proponga.

Carlos Jesús Reyes Aparicio

Diabetes Mellitus tipo 1   |   18 años de edad  |   Guerrero

Hola, soy Carlos y tengo 18 años,  vivo con diabetes desde hace 6 años.

En mayo del 2012 fui a ayudarle a mi abuela a pintar su casa. Iba muchas veces al baño y tomaba mucha agua. Mi abuela lo notó, y como ella también es diabética, le dijo a mi mamá que me llevara al seguro para ver eso. Era domingo, no había servicio de nada que no fuese urgencias, así que fuimos a un médico particular.

Ya en el consultorio del médico particular, le dijo mi mamá los síntomas al doctor y me checó la glucosa y la tenía mayor de 400, mi mamá se espantó porque ya sabía lo que estaba pensando el médico, me inyectó 10 unidades de insulina rápida y dijo que mañana lunes fuéramos al seguro para hacer estudios. Yo en mi ignorancia no sabía que estaba pasando.

El martes estuvieron los resultados y sí, sí era diabetes.

En ese momento mi mamá se destrozó porque sabía lo que era y qué les pasaba a las personas, anteriormente pasamos con nuestro médico familiar para que él nos diera los estudios y nos dijo que no era muy seguro que si tenía diabetes y sería mejor que me internara unos días para ver si están correctos los resultados.

Mi mamá destrozada le preguntó que por qué a mí, si yo eh hecho deporte desde 5° de primaria, pero el médico dijo que fue genético de parte mi abuela materna.

El miércoles 9 de mayo me internaron y pasé toda una semana ahí, hasta el día de las madres.

Salí el 13 de mayo y fui a unos cursos para personas con diabetes que necesitaban información sobre la enfermedad, iba cada mes por todo un año y ahí aprendí muchas cosas.

Al entrar a la secundaria tenía miedo que todos me miraran feo o raro por la diabetes pero lo dije en una exposición y todos querían saber más de eso.

En primero de secundaria me metí a la banda de guerra de mi secundaria y fui el segundo mejor en mi instrumento, uno llamado “avión”. La banda de guerra de mi secundaria es muy conocida en el municipio de Acapulco y nos invitaban a  varios lugares para ser acto de presencia y tocar las marchas representativas de la banda de guerra que le gustaban a la gente.

Al entrar en la prepa fue igual, nuevos maestros, nuevos compañeros, nuevos amigos. No sabía cómo comenzar para que supieran que yo tenía diabetes. Mi madre fue a la prepa los primeros días para comentarle a la doctora de la institución de mi padecimiento y así me hizo un expediente. Poco a poco fui diciéndole a mis compañeros de clase que tenía diabetes, algunos se dieron cuenta al inyectarme en el salón. La gran mayoría de las personas que me conocen, por no decir todas, saben que vivo con diabetes. Al principio son puras preguntas pero uno se acostumbra. Después de explicarle a todo aquel que me preguntara de parte de mi vida con diabetes fue todo muy “normal”.

Ya actualmente con 18 años de edad, me siento orgulloso que represento al estado de guerrero en la disciplina de handball, y digo que la diabetes no fue ningún obstáculo para esto.

De parte de handball ya he ido a juegos municipales, estatales, regionales y hasta nacionales y eh asistido a lugares que nunca pensé que iba a asistir; a Nayarit que fue un nacional escolar, a Cancún que fue una parada para llegar a la isla mujeres que fueron allí los nacionales de handball beach o también llamado handball de playa, también ya fui a Morelos, Jojutla, Querétaro, Distrito Federal, Estado de México, Iguala, Chilpancingo, Morelia,  entre otras.

La ida a Querétaro fue un nacional de olimpiada y en la modalidad de playa conseguimos un primer lugar y obtuvimos una medalla.

 

Hoy en día, me llamo Carlos Jesús Reyes Aparicio, tengo 18 años de edad y soy un estudiante de tercer año de preparatoria cursando el sexto semestre y al mismo tiempo un seleccionado nacional del estado de Guerrero en la disciplina de handball con diabetes, pero, sin obstáculos.

Mi lema cuando me preguntan de mi historia de vida es: La diabetes no me limita.

 

Elizabeth Mendoza Sevilla

Diabetes Mellitus tipo 1   |   11 años de edad  |   Guerrero

Me llamo: Elizabeth Mendoza Sevilla, tengo 11 años; hace 9 meses me diagnosticaron diabetes tipo 1, en agosto del 2017, mi mamá me llevo al doctor porque habia bajado mucho de peso, me daba mucha sed, el doctor (particular) no tomo en cuenta esos datos los cuales preocuparon mucho a mis papas, hasta que insistio me hicieran una prueba de sangre ya que el glucometro no funciono marcando error, eso fue motivo de alarma del doctor para hacerme los analisis de sangre en un laboratorio. Los cuales arrojaron positivo glucosa alta e inmediata internamiento en el imms Vicente Guerrero, donde estuve una semana acostada comiendo cosas sin sabor,sin azucar, y muy poquito, esa semana para mi fue la mas larga que senti en mi vida, pero quiero que sepan que nunca tuve miedo a esas pruebas diarias dos veces por dia, piquetes en los dedos a diario,y la inyeccion de insulina mañana, noche, mañana, noche…..ahora yo me inyecto sola bueno en ocaciones porque siempre mi mamá esta al 100% pendiente de mi dosis de insulina …la cual es muy poca gracias a Dios.

Que es lo que mas me gusta hacer ¿…. Danzar y cantar a Dios lo hago muy bien y tengo la fé y esperanza que Dios me sanara  de este episodio de mi vida. Agradezco a mi madre su atención y esmero por mi, que Dios  bendiga a mi mama y atodas las personas que se han cruzado en mi vida para ayudarme a estar mejor, en especial a la Asociasión Mexicana de Diabetes del estado de Guerrero por acepatarme y ser parte de este maravilloso grupo y poder despejar todas mis dudas de este padecimineto nuevo en mi cuerpo …gracias a todos y a todas.

 

Carlo Alexander Parra Perez

Diabetes Mellitus tipo 1   | - años de edad  |   Guerrero.

Todo empezó en la Cd. de México, cuando mi boca se seco igual que la garganta, mamá y yo regresamos a Acapulco y mi boca ya no estaba tan roja, pero si seca, mamá tuvo que volver a México y yo me quede con mi tía Rocío, me dio una depresión y mamá regreso de México y yo estaba muy flaco e iba mucho al baño, tenía mucha sed, no quería comer ni hablar.

 

Yo antes comía muchas chucherías, papas, galletas, etc. pero mi mamá me llevo a hacerme unos análisis el 17 de febrero del 2017 y me diganosticaron diabetes tipo 1.

 

Mis actividades y logros:

  1. Pudimos volver a la escuela después de 3 meses.
  2. Aprendí a tomar mi glucosa y preapara la insulina e iyectarme.
  3. Cumplí 1 año desde que me diagnosticaron diabetes.
  4. Realice mi primer viaje con diabetes.
  5. Aprendí a comer lo que si y lo que no.
  6. Pudimos regresar a nuestra vida normal.
  7. Pude volver a bailar.

 

"La diaebtes no te detiene"

Valentina Yepez Arteaga

Diabetes Mellitus tipo 1   | 11 años de edad  |   Guerrero.

Mi nombre es Valentina Yepez Arteaga, vivo con Diabetes desde hace 3 años 5 meses, me diagnosticaron DM1 el 1 de Diciembre de 2014.

Cuando me diagnosticaron diabetes la verdad no sabía que pasaba, ya que sólo tenía 8 años y nunca había escuchado que un niño tuviera Diabetes, sin embargo, me imaginé que era algo grave porque veía a mis papás y abuelitos muy preocupados, aunque todos trataban de disimularlo.

 

El proceso de adaptación al principio fue muy difícil, porque mis papás me mataban de hambre, sólo me daban muy poquito de comer, pensaban que todo me subía la glucosa y querían que comiera unicamente verduras, así que lloraba porque me quedaba con mucha hambre. Mis papás se enteraron de la Asociación Mexicana de Diabetes y lo primero que hicieron fue hacer una cita con la Lic. En Nutrición especialista en Diabetes NallelIy Vázquez, quien nos asesoró y nos enseñó cómo combinar los diferentes grupos de alimentos, qué alimentos me subían la glucosa y cuáles no. Posteriormente me enseñó a realizar conteo de carbohidratos…eso fue lo más difícil. El día que salí de la consulta con la nutrióloga cambió mi vida, nos dimos cuenta que podía comer de todo pero en porciones correctas. En cuanto a la aplicación de insulina, el médico me indicó que me la tenía que poner antes del desayuno y antes de la cena y sinceramente no tuve problemas con eso, de hecho le pedí a la enfermera que me enseñara a inyectarme yo solita y a usar mi glucómetro.

 

Desde que mi familia se enteró del diagnóstico hubo mucha tristeza pero a la vez mucho positivismo, comenzaron a buscar información de expertos e iniciamos a hacer todo lo que nos indicaban. Mis padres siempre están conmigo, me hablan abiertamente de las consecuencias que puedo tener si no me cuido   y lo que puedo lograr si llevo una vida ordenada, me alientan a perseguir mis metas y no rendirme.

Cuando mis papás platican con alguna persona que tiene un hijo (a) con diabetes, los padres de los niños dicen: “¡qué difícil es esto!, ¿por qué a mi hijo (a)?,  a lo que me mis papas responden “si, efectivamente es difícil, pero mi hija no es una víctima,  Dios no te da una carga más pesada de la que puedas cargar y si Dios nos la dio como familia es porque podemos salir victoriosos.

 

Todo lo que me propongo lo consigo, no me limito, he aprendido que soy como cualquier niño aun viviendo con diabetes, soy de los mejores de mi salón  de clases, tengo un excelente promedio, soy parte de la escolta y también soy muy buena en natación.

 

A todos los niños y familias que comienzan a enfrentar los cambios que trae vivir en esta condición, quiero decirles que no tengan miedo, tomen una actitud positiva y busquen asesoría de expertos. No hagan caso de remedios que te recomienda la gente, confíen en Dios y actívense, es difícil pero no imposible. Mi familia es lo más importante después de Dios y teniendo una familia unida todo es más fácil.

 

Todos los derechos reservados 2018 | Federación Mexicana de Diabetes, A.C. ® | Avíso de Privacidad

_________________

Sitio desarrollado por pulso.agency

Sitio desarrollado por pulso.agency